Páginas vistas en total

miércoles, 3 de febrero de 2016

La hija de putez del decretador - "Inmerso en una profunda depresión por el reciente despido, el hombre de 43 años se ahorcó en una casaquinta abandonada, su hijo de 20 años lo encontró. El pasado lunes por la mañana el cuerpo sin vida de Eduardo Ramón Angenelo, vecino de la localidad de Los Pozos, fue descubierto por su hijo mayor. En medio de la desesperación por reanimarlo lo descolgó de la soga pero ya era demasiado tarde.- realmente hay que ser HDLRP

ENLACE A LA NOTA :
http://parapensar-eduardo.blogspot.com.ar/2016/02/burocratas-pizzas-lomo-futboly-pasteles.html?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed:+ParaPensarJuntos+(PARA+PENSAR+JUNTOS)


PARA PENSAR JUNTOS


Posted: 02 Feb 2016 11:10 AM PST




Para los burócratas, todo se reduce a números. Nos hablan de los dígitos de la inflación, de las reservas del Banco Central, de los empleados a los que “no se les renueva el contrato” -ellos no despiden- y todos se resume en cantidades. Pero no hablan de la gente dentro de esos números...

Si ya de por sí es terrible saber que 50 mil personas se han quedado sin trabajo –según informan otros medios, ellos esos números no los suministran- ¿Qué pasaría si pudiésemos conocer los dramas detrás de cada uno de esos desempleados..? 
"Inmerso en una profunda depresión por el reciente despido, el hombre de 43 años se ahorcó en una casaquinta abandonada, su hijo de 20 años lo encontró. El pasado lunes por la mañana el cuerpo sin vida de Eduardo Ramón Angenelo, vecino de la localidad de Los Pozos, fue descubierto por su hijo mayor. En medio de la desesperación por reanimarlo lo descolgó de la soga pero ya era demasiado tarde. Fuente
Después de leer una noticia cómo esta..¿un despedido es un número nada más..?

Todo se mide.. Si la sensación térmica es una ecuación entre temperatura, vientos, humedad y presión atmosférica, ¿por qué no emplear combinadamente las nuevas estadísticas de suicidio, violencia doméstica, infarto, muerte súbita, distintas formas de crueldad, venta de antidepresivos, crecimiento del alcoholismo, deserción escolar, migración hacia lugares impensados... para medir el sufrimiento a que somos condenados cotidianamente por la insolvencia no económica del país sino moral de los nuevos dirigentes?

Estos datos objetivos no dan cuenta sin embargo, tal vez porque es posible hacerlo, de los múltiples dolores cotidianos, el desgarramiento interior de quienes los padecen.

¿Cuántos sueños quedan destrozados..? Cuántos chicos deberán abandonar sus estudios, de pensar en la universidad..? ¿Sabremos alguna vez la cantidad de casas, terrenos, autos, artículos del hogar que serán malvendidos para no perderlo todo, al no poder pagar las cuotas..? Tampoco conoceremos quienes se beneficiaran comprando esos bienes… Porque los números no muestran tampoco a los ganadores…



¿Cómo calcular el dolor del desempleado, que además se siente denigrado, tratado de ñoqui.. es visto como alguien que vivió aprovechándose de los demás.? ¿Fue estudiado su desempeño, su cumplimiento, se informa que a pesar de ser eficiente, los números no cierran y hay que “no renovar contratos”..?

¿Cómo se mide  el padecimiento causado por un funcionario que alegremente anuncia aumento de tarifas y se le ocurre minimizarlo comparándolo con unas pizzas, un viaje en taxi, una entrada a la cancha..?¿Por qué no evaluar esos importes por los litros de leche, los medicamentos que habrá que resignar para pagar los aumentos..? 
Claro, los primeros son placeres de los que ellos parecen ser los únicos que pueden disfrutar..  y nosotros debemos acostumbrarnos a vivir según nuestras posibilidades.. los otros números son Necesidades Básicas Insatisfechas… y no deben figurar en las estadísticas.

Habría que bucear hasta el fondo de los seres humanos, sobrellevar el espanto que números y planillas no muestran, para encontrar allí las imágenes de la desgracia enorme a la cual han sido sometidos.

Hoy nuestras clases dirigentes decretan si le impiden acceder a un medicamento a una familia, o la medicación antihipertensiva a un jubilado, y la llamada ingeniería empresarial investiga a sus venideras víctimas en un esquema minucioso del porcentaje diario que deben ceder quienes aún deci­den sobre los otros, sabiendo que ese lugar puede cambiarse y en cualquier momento se producirá respecto a ellos mismos la expulsión definitiva del sistema.

El sufrimiento se mide también por una ecuación: la relación entre la cuota diaria de sufrimiento que se le demanda a sus habitantes y la insensibilidad profunda de quienes son responsables de buscar una salida menos cruenta.


Nos dicen que “Los argentinos tenemos que entender que somos un país pobre. Vivir de acuerdo a nuestros ingresos. Hemos vivido en una farsa estos 12 años.  (tuit de Lilita Puig @LilitaPuig)

Mientras nos enteramos que se suprimen los impuestos a los autos de lujo:

"El Gobierno anunció la decisión de reducir los impuestos internos que gravan a los autos de alta gama, motos, y embarcaciones, con el objetivo de aumentar la producción y facilitar las inversiones, que solo en el sector automotriz rondarán en los dos próximos años los 3.800 millones de dólares.

"En el caso de los autos la tasa pasará al 10% en los vehículos que superen los 350.000 pesos (de precio), y al 20% en los de más de 800.000 pesos" (Ámbito; 29/12/15)

Aumentazo: los autos más baratos de Argentina subieron 27%

"Este porcentaje se tomó en base a los valores de los diez autos más baratos que se comercializan en el país. Se usó como referencia el precio de lista del 5 de octubre de 2015 y se comparó con las tablas de valores actualizadas al día de hoy “ (autoblog.com.ar; 12/01/16). 

Si… es un sueño tener un auto, aunque sea el de menor valor… y para otros es más fácil hacer ostentación de su poder adquisitivo..


De eso se trata con la salida de las funciones mínimas del Estado, porque como decía un cartel de los piqueteros allá por el 2000: "Tenemos tres problemas: no tenemos trabajo, no nos jubilan, no nos morimos...", en un país en el cual la desocupación no sólo arrastra la lesión moral de no sentirse necesitado por nadie, de ser sobrante inútil de la masa humana que construye riquezas, sino que implica una agonía lenta y progresiva para quien se ve subordinado a ello dado que la orfandad a la cual el Estado lo castiga se extiende a su mundo entorno, a todo lo que ama.

¿Cómo no dejarse morir por desesperanza, por abandono de toda perspectiva de reencuentro con el objeto de auxilio, si un ministros dice que antes de pensar en un aumento de salarios, se debe pensar en mantener el empleo..? Que otro diga que los salarios deben ir por detrás de la inflación..

Que los funcionarios piensen y lo digan sin sonrojarse, no es sorpresa.. pero que dirigentes gremiales puedan decir que ellos no hacen paro a un gobierno a los 50 días, que otro manifieste que  no es momento para que los trabajadores "saquen ventaja ante la situación delicada del país" aumentan cosideradamente el sufrimiento, la sensación de abandono y desprotección.

Cuando ya no les alcance con que nos abstengamos de comprar carne, de salir en taxi, de comprar una pizza.. ¿nos van a decir  “no compre pan, que engorda”..?


La historia nos recuerda que ya en proceso de desatarse la Revolución Francesa, se difundió una frase que, supuestamente, había pronunciado María Antonieta. Se contó que, cuando la gente del pueblo, a falta de harina y trigo para preparar pan, fue a Versalles a encararse con ella, ésta habría respondido altaneramente con la frase: «Que coman pasteles». Este supuesto hecho causó un gran enojo en el pueblo y contribuyó a que aumentara el odio que éste sentía hacia la Reina.

Hay muchas versiones que señalan por qué razón María Antonieta habría dicho aquello. Sin embargo, ya el filósofo contemporáneo Jean-Jacques Rousseau confirma que la frase no fue proferida por ella, sino por otra reina anterior, María Teresa de Austria (esposa de Luis XIV); la frase original era «Si no tienen pan, que les den el hojaldre en lugar del paté». (De wikipedia)

¿Importa quien pronunció esas palabras..? Lo que realmente incumbe es comprobar cómo muchos de quienes detentan el poder, desprecian al pueblo, lo agravian..

Mientras el pueblo no podía comer pan, de acuerdo a la etiqueta, María Antonieta sólo podía usar sus vestidos una vez, y tenía que cambiarse 3 veces al día, lo que la “obligaba” a tener más de los 72 vestidos al año que su presupuesto le permitía (36 para el verano y 36 para el invierno).

La historia también nos recuerda que María Antonieta es guillotinada…

No hay comentarios:

Publicar un comentario